top of page
Ancla 1

La nueva Ley de restauración de la  naturaleza aprobada por el Parlamento de la UE con  329 votos a favor, 275 en contra y 24 abstenciones ha sido rechazada finalmente por el bloque conservador

¿Porqué genera tanta polémica?

Según datos de la UE (Consilum), solo el 15 % de los hábitats de la UE está en buen estado.

Investigaciones como el informe de 2018 de la Agencia Europea de Medio Ambiente sobre el estado de la naturaleza en la UE o el trabajo de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) indican lo siguiente:

  • El 81 % de los hábitats protegidos por la UE se encontraba en mal estado, con un 36 % en proceso de deterioro y solo un 9 % que mejoraba.

  • Todos los ecosistemas europeos, desde los naturales y seminaturales hasta los muy modificados, están sometidos a una presión cada vez mayor y sufren los efectos agravantes del cambio climático y otras amenazas, tales como la contaminación por nutrientes a causa del uso excesivo de fertilizantes e insumos químicos. La intensificación del uso de la tierra y su reconversión están causando la pérdida de ecosistemas;

  • eEn la región más amplia de Europa occidental, central y oriental, los humedales se han reducido en un 50 % desde 1970. El 84 % de las turberas, que son fundamentales para capturar y almacenar carbono y filtrar agua, se encuentran en un estado de conservación negativo. En la última década, el 71 % de las poblaciones de peces y el 60 % de las de anfibios han sufrido un declive.

  • El estado general de los bosques de la UE se considera deficiente y los ecosistemas con actividades agrícolas intensivas se encuentran entre los más amenazados.

  • Los ecosistemas marinos se enfrentan a graves dificultades derivadas de la crisis climática, el agotamiento de la biodiversidad, la sobreexplotación, la contaminación y la destrucción por especies invasoras.

El Parlamento recalca que la nueva ley debe contribuir a alcanzar los compromisos internacionales de la UE, en particular el marco mundial de biodiversidad de Kunming-Montreal de la ONU.

El proyecto de Ley de Restauración de la Naturaleza (Reglamento) fue presentado por primera vez por la Comisión Europea en junio de 2022 como parte del Pacto Verde Europeo y la estrategia de biodiversidad 2030 y el Acuerdo en el Parlamento fue alcanzado a inicios de 2024.

La nueva ley finalmente no ha sido aprobada, pretendía rehabilitar al menos el 20% de las zonas terrestres y marinas de la UE para 2030 y todos los ecosistemas degradados para 2050. La ley fue aprobada por el Parlamento Europeo en una votación muy ajustada. Pero finalmente Finlandia, Suecia, Países Bajos, Austria, Polonia, Bélgica, Italia y Hungria ha permitido que la nueva Ley no obtuviese una mayoría cualificada a favor. A favor votaron países como España, Alemania, Francia, Portugal, Estonia, Dinamarca o Irlanda.

Esta legislación establece objetivos jurídicamente vinculantes en siete áreas específicas, como las tierras de cultivo, los polinizadores, los ríos de curso libre y los ecosistemas marinos.

La ley también describe objetivos como el aumento de la biodiversidad forestal, la preservación y expansión de espacios verdes urbanos, el fomento de la agricultura sostenible y la restauración de hábitats marinos y conectividad de ríos. Todo ello en línea con el marco global de biodiversidad de la COP 15.

Es relevante señalar que el proyecto de ley reconoce la importancia de no obstaculizar el desarrollo de nuevas infraestructuras de energías renovables, siempre que estas sean de interés público y no comprometan el objetivo de restauración. Además, no se exige la creación de nuevas áreas protegidas en la UE, lo que brinda flexibilidad en la implementación.

A fin de alcanzar estos objetivos generales, los Estados miembros deben restaurar al menos el 30 % de los hábitats contemplados en la nueva ley (desde bosques, pastizales y humedales hasta ríos, lagos y lechos coralinos) para que pasen de un estado deficiente a uno bueno en 2030, porcentaje que aumentará al 60 % en 2040 y al 90 % en 2050.

 

De acuerdo con la posición del Parlamento, los países de la UE deben dar prioridad a las zonas de la Red Natura 2000 hasta 2030. Cuando un área se encuentre en buenas condiciones, los países de la UE velarán por que no se deteriore de manera considerable. Los Estados miembros también tendrán que adoptar planes nacionales de restauración que detallen cómo pretenden alcanzar estos objetivos.

Con vistas a mejorar la biodiversidad de los agroecosistemas, los países de la UE habrán de avanzar en los indicadores siguientes:

 

  1. El índice de mariposas de los pastizales

  2. La proporción de tierras agrícolas con características paisajísticas muy diversas,

  3. Las reservas de carbono orgánico en suelos minerales de tierras de cultivo.

  4. Además, deben tomarse medidas para aumentar el índice de aves comunes ligadas a medios agrarios, ya que estos animales son buenos indicadores del estado general de la biodiversidad.

  5.  Aumentar la conectividad natural longitudinal y lateral de los ríos y a alcanzar el objetivo de la UE de contar con 25 000 km de ríos de flujo libre. También ayudará a restaurar las zonas fluviales y las llanuras aluviales.

Bien es cierto, que la Ley prevé a petición del Parlamento, un «freno de emergencia» que permitirá suspender los objetivos para los agroecosistemas en circunstancias extraordinarias si merman en gran medida las tierras necesarias para una producción suficiente de alimentos para el consumo de la UE.

Por otro lado, la ley exige una evolución positiva de varios indicadores en los ecosistemas forestales y que se planten 3 000 millones de árboles más. Los Estados miembros también tendrán que convertir al menos 25 000 km de ríos en cauces libres y garantizar que no se produzca una pérdida neta de la superficie nacional total de espacios verdes urbanos y de cubierta arbórea urbana.

mariposa

Mariposas

La naturaleza resulta esencial para la producción de alimentos. Según datos de la UE, casi 5 000 millones de euros de la producción agrícola anual de la UE se pueden atribuir directamente a insectos polinizadores. Sin embargo, alrededor del 50 % de las zonas en la UE donde crecen cultivos dependientes de los polinizadores, como los árboles frutales, no ofrecen condiciones adecuadas para los polinizadores, como lugares de nidificación.

Como consecuencia de ello, las abejas y las mariposas, que se hallan entre los polinizadores más comunes, se encuentran en condiciones muy deficientes en la UE. Se estima que se han  perdido casi el 30 % de las mariposas de pastizales desde 1991.

Con el fin de mejorar la situación actual se han puesto en marcha la Iniciativa de Polinizadores de la UE, en el que se propone medidas de conservación para las especies de polinizadores en peligro de extinción y sus hábitats, además de favorecer a estas especies a través de la política agrícola mediante la mejora de los hábitats de terreno de cultivo y el entorno circundante, reduciendo el uso de plaguicidas y los efectos de las especies exóticas invasoras

Tractor para cultivos en hilera

Polémica: riesgo de la cadena alimentaria en la UE

El abastecimiento alimentario en la UE ha sido el centro de la polémica.

Muchas de las medidas tenían incidencia directa o indirecta sobre  la producción agraria, forestal y pesquera. La reducción de los insecticidas, para poder proteger a los polinizadores como abejas o mariposas, ponía en peligro según diversas asociaciones las cosechas frente a plagas.

 

Otras medidas agroecológicas, a pesar de su interés medioambiental, conllevaban la reduccion del suelo agrícola explotable como por ejemplo la agricultura ecológica que en cereales supone reducciones de la producción en más de un 30% respecto al cultivo convencional.

 

Por otro lado se estimaba en relación a las medidas fluviales, que la destrucción de barreras para lograr caudales libres podría afectar a las posibilidades de regadío.

 

ASAJA considera que  la Ley de Restauración de la Naturaleza busca promover la conservación del medio ambiente, pero carece de un enfoque equilibrado sin tener en cuenta las necesidades y realidades del sector agrícola. ASAJA estima que en España, la aprobación de esta ley supondría que alrededor del 40% de la superficie total que está bajo la Red Natura 2000 quedase improductiva.

¿Le interesa este artículo?
la calificación promedio es 4 de 5, basada en 150 votos, Recomendado
bottom of page